viernes, 12 de agosto de 2016

EL INCA GARCILASO DE LA VEGA



En este año de 2016 se conmemoran también los 400 años de la muerte del Inca Garcilaso, nacido en Cuzco, actual Perú en 1539, y muerto en Córdoba, España, en 1616.

Siguiendo las tendencias humanistas de la época, el Inca Garcilaso inició un ambicioso proyecto historiográfico centrado en el pasado americano, en especial en el del Perú. Considerado como el padre de las letras del continente, en 1605 dio a conocer en Lisboa su obra La Florida del Ynca, historia del adelantado Hernando de Soto, impresa por Pedro Craesbeeck y donde narra la crónica de la expedición de aquel conquistador. El ejemplar custodiado en la biblioteca corresponde a la edición impresa en Madrid en 1723 y a costa de Nicolás Rodríguez Franco



Sin embargo el título más célebre del Inca Garcilaso fueron los Comentarios reales. La primera parte de esta obra se publicó también en la ciudad de Lisboa en 1609, por el mismo impresor y la segunda, que llevó el título puesto por los editores de Historia general del Perú, fue editada póstumamente en Córdoba en 1616 en la imprenta de la viuda de Andrés Barrera. Los Comentarios nos pueden dar una visión histórica del imperio incaico y su conquista por parte de los españoles.

Garcilaso era hijo del  conquistador español Sebastián Garcilaso de la Vega y de la princesa incaica Isabel Chimpo Ocllo. Durante su infancia aprendió el quechua y conoció toda la grandeza del Imperio incaico. A los 13 años, ingreso en la escuela de Mestizos de Juan Cuellar donde aprendió latín y fe cristiana. Después de la muerte del padre en 1559, Garcilaso viaja a España para estudiar y donde inicia su carrera militar. En 1590 deja las armas y en 1612 se ordena de clérigo. El Inca Garcilaso fue hombre del Renacimiento.

miércoles, 27 de julio de 2016

AVISOS

Avisos mvy importantes para el bien comvn y particvlar de los vezinos de la civdad de Sevilla: donde demas de los vtiles, y cosas necessarias que se tratan, se dá noticia... del pleyto, y de lasdoze Prouisiones, y Cedulas de su Magestad, que ponen remedio en los grandes daños, que envidas y casas de los dichos vezinos los incendios de la Poluora hazian, por labrarse y almacenarsecerca de la poblacion...
Sevilla: s. i., 1626.





Responden estos Avisos a uno de los graves problemas que tenía la ciudad, la inadecuada elaboración de la pólvora y su almacenaje dentro del núcleo urbano. Los historiadores, como Ortiz de Zúñiga, hablan de las grandes tragedias y pérdidas que en más de una ocasión, al incendiarse, se habían originado. Sobre esos sucesos "se pudiera hazer vna larga historia", dicen los Avisos.

El 14 de noviembre de 1613 ardieron en Triana, junto al Convento de los Remedios, dos molinos y algunos almacenes de pólvora causando muchas muertes y, para evitar nuevas desgracias, el  Ayuntamiento inició un pleito con el propietario de otros, instalados muy cerca de donde había ocurrido el suceso, que se había opuesto a trasladarlos de lugar. Las quejas del Cabildo Civil, apoyadas por las del Eclesiástico y las de otras instituciones y personas influyentes, venían por tanto de antiguo pero el pleito se había ido dilatando por razones de competencias entre los Consejos de Justicia y Guerra. Ahora por fin, en 1626, quedó zanjada la cuestión pues Felipe IV, mediante cédulas y provisiones, ordenó que se restringiese la labor de tan peligroso producto exclusivamente al "sitio de Quartos", hoy conocido por Cortijo de Cuarto.

El texto, que comienza en la vuelta de la portada, se halla dividido en cuatro partes. La primera recoge la historia del pleito mantenido, la segunda la forma en que se ejecutaron los mandamientos reales, la tercera la noticia de los archivos y legajos con toda la documentación sobre el tema, y la cuarta una serie de advertencias para la labor de la pólvora y las razones de ellas.



Destaca en la portada de la obra el escudo en cobre de Sevilla realizado por el famoso grabador flamenco Francisco Heylan, quien ilustró numerosas impresiones sevillanas antes de asentarse hacia 1612 definitivamente en Granada, e incluso después aunque de forma esporádica, como es el caso de esta.

Biblioteca de la Universidad de Sevilla A 109/137(12)

(Tomado de: Rocío Caracuel Moyano y Aurora Domínguez. Un tesoro en la Universidad de Sevilla: incunables y obras de los siglos XVI y XVII: Exposición 1993)

lunes, 20 de junio de 2016

Nuevo blog sobre Patrimonio Bibliográfico

Ex libris universitatis es el blog creado por el Grupo de Patrimonio Bibliográfico de la Red de Bibliotecas Universitarias Españolas (REBIUN) con el objetivo de difundir los fondos históricos de estas instituciones académicas y de dar a conocer el trabajo de sus profesionales.

Pretende convertirse en el primer canal de información de los proyectos del grupo y de las iniciativas que organicen las universidades en torno al libro antiguo, y contribuir a difundir “el riquísimo patrimonio bibliográfico que conservan nuestras universidades”, según sus promotores.

En un guiño a la tradición, la primera entrada del blog está escrita en castellano y en latín.

Está dividida en tres secciones: quiénes somos, actividades del grupo y Cervantina. Esta última dedicada a las noticias de las universidades españolas vinculadas a REBIUN en la conmemoración del IV Centenario de la muerte de Cervantes.


lunes, 13 de junio de 2016

SOBRE MAESE RODRIGO

1583, enero, 7. Bolonia

Documento que acredita la recepción de Maese Rodrigo como colegial en el Colegio de San Clemente de los Españoles en Bolonia. Fue recibido el 11 de junio de 1467 por el rector de dicho colegio, Pedro de León.


Cuando en 1467 Maese Rodrigo fue presentado por el Arzobispo y Cabildo de Toledo para ocupar una Beca de Teología en el Colegio de San Clemente en Bolonia (donde coincidió con Antonio de Nebrija), ya era bachiller en Teología, sin que se haya podido averiguar dónde tomó el grado. Hazañas supone, basándose en el periodo constitucional de duración de la beca, que permanecería en el Colegio bononiense hasta 1475, prolongando su estancia en Italia, ya en Roma, hasta 1482. En Bolonia obtuvo, en 1468, del Papa Paulo II, una prestamera en la diócesis de Badajoz, y posteriormente obtuvo otros mucho beneficios de los papas. En 1469 el claustro del Colegio eligió a Rodrigo para regir la cátedra de Teología y, tras un viaje a Venecia en 1471, la lectura de la Filosofía Moral en los días festivos.

Fue en Bolonia donde Rodrigo adquirió, además de sólidos conocimientos en Teología y en Artes, una notable formación jurídica, de la que dará muestra en sus tratados y en su labor como protonotario apostólico y canónigo al frente de la Iglesia de Sevilla. Aprendió, así mismo, un elgante latín y la técnica oratoria antigua; estudió griego y hebreo; conoció la literatura antigua, medieval y moderna, y adquirió un amplio conocimiento sobre las ciencias humanas basado en los nuevos métodos racionales y empíricos del Renacimiento.

El documento, que lleva sello de cera del Colegio de Bolonia, incluye también el testimonio de habérsele asignado en 1467 aposento y haber percibido vairos "fulcimentos", así como de habérsele concedido la regencia de una cátedra en 1469. Todos estos testimonios los remitió al vicerrector Pedro de Vera y Aragón, en respuesta a la petición que, por mediación de Diego de Olivera y Carlos de Vera, hizo el Colegio de Santa María de Jesús.

Valle Távora Palazón
(En: V centenario Universidad de Sevilla: 1505-2005. Sevilla, 2004)

miércoles, 25 de mayo de 2016

CODICE DEL SIGLO XV



122 h.; 200 x 145 mm 
 
 











 Este códice fue confeccionado para un personaje de la nobleza, como indican las armas del folio IIr. Recoge dos obras de San Jerónimo con sus respectivos índices: Commentariorum stare autem da ex suavissimus salutisferisque (ff. I-86v), y Rubricae morales (ff. 86v- 118). Son obras de moral cristiana cuya lectura es propia de los círculos privilegiados, aunque laicos, de fines de la Edad Media, al igual que los Libros de Horas.

Consta de trece cuadernillos de pergamino cuidado, bien curtido, formados por quiniones, que comienzan por la cara de la carne, dispuestos según la Ley de Gregory; ha perdido las dos últimas páginas pero los textos están completos.

El volumen parece copiado por una misma mano, que también realizó los índices. Conserva la foliación original en cifras romanas de tinta roja interrumpida en el fol. 20, y los pinchazos en la parte inferior, que sirvieron de guía para trazar la justificación. El pautado está realizado a mina de plomo por la cara de la carne con líneas simples verticales, prolongadas hasta los extremos de la página. El espacio otorgado a la caja de escritura tiene unas proporciones bien calculadas -rectángulo del pentágono (0,645)-, que deja amplios márgenes.

El copista escribió por debajo del primer renglón pautado con letra gótica de rasgos prehumanistas; situó reclamos verticales en el margen lateral derecho apoyados sobre la línea vertical de la justificación. También dejó los espacios para las iniciales que completó el iluminador; sólo es visible una letra de aviso en el centro del margen izquierdo del fol. 107v.



La decoración es unitaria y realizada en pintura cubriente de color verde, azul y fucsia con tonalidades degradadas y mates sobre fondos de oro bruñido o aplicado a pincel.




El incipit de cada obra está destacado con iniciales que representan a san Jerónimo y una orla compuesta por un cordón donde se despliegan hojas de acanto carnosas dispuestas simétricamente y botones de oro (ff. IIr y 87r). Ocupan tres márgenes y estilísticamente parecen una asimilación de la miniatura toscana del segundo y tercer cuarto del siglo XV; los rasgos del retratado recuerdan más las obras de miniaturistas españoles. La decoración del volumen se completa con cincuenta iniciales decoradas que resaltan cada capítulo y ocupan cuatro renglones (24 x 35 mm.). Éstas tienen un color matizado sobre el recuadro de oro bruñido; en el ojo se disponen hojas de acanto o flores cuadrilobuladas algunas veces dentro de un fondo aurífero y un fondo azul intenso, o directamente sobre un campo de oro.
Todas presentan los mismos motivos pero hay cambios en la disposición de su decoración marginal: las veintidós primeras tienen apéndices con ramas fitomorfas que apenas sobresalen de los límites del marco; a partir del folio 73v muestran antenas con amplias hojas de acanto y botones de oro surgiendo entre sus extremos. Las iniciales de los índices obedecen a los mismos motivos decorativos y ocupan tres renglones de alto, y la inicial del fol. IIv fue borrada en una fecha imprecisa.


Biblioteca de la Universidad de Sevilla A 332/108

(Tomado de: Universitas Hispalensis: exposición. Sevilla, 1995)